¿El Roraima es el mejor destino del mundo? - Soco Adventures

¿El Roraima es el mejor destino del mundo?

Muchas personas me han preguntado por qué he ido 5 veces al Roraima y cada vez llego con más ánimo y energía que al volver de cualquier otro destino.


De hecho, los que me conocen saben qué en realidad no tiene sentido que haya ido 5 veces al mismo destino si tengo una enfermedad por recorrer todo el mundo y visitar nuevos destinos cada fin de semana, cada mes o cada vez que puedo.

Incluso yo me he sentado a preguntarme cientos de veces ¿Vuelvo a ir? ¿Cuándo? ¿Por qué?

Y todas las respuestas me terminan llevando a la misma conclusión:

El Roraima es el mejor destino de Venezuela y para mí, del mundo

He tenido la dicha de visitar 30 países del mundo, 100s de ciudades y 1000s de lugares increíbles y sí, sigo pensando que el Roraima es el mejor destino del mundo.

Este “tepuy” (que muchos confunden con “montaña”, pero que en realidad es una formación rocosa llamada meseta que tiene miles de millones de años) sorprendentemente nunca estuvo totalmente sumergido bajo el agua, a diferencia de la mayoría de las demás montañas.

Y por esa misma razón se mantuvo separada del resto de la tierra durante más de 2000 millones de años, por lo que tiene especies de flora y fauna exclusivas en el mundo.

Bonus: Si ya estás convencid@ de que el Roraima es un destino increíble, aquí está todo lo que tienes que saber para prepararte para conocerlo

Más que la geología, es la magia

Si eres como yo, a pesar de tener todos esos datos increíbles sobre la geología del Roraima y las especies que viven allí, no tienes suficientes motivadores para catalogar el Roraima como lo he hecho en el título de esta historia

¿El mejor destino del mundo? Es un título difícil de otorgar.

Pero, aún si eres escéptico(a) con fantasmas, extraterrestres, duendes y hadas madrinas (como yo), lo que se vive en el Roraima es simplemente algo indescriptible.

Es una sensación de magia.

Un cosquilleo en cada paso que das acercándote el tepuy.

No se si por lograr la cima o porque sencillamente el hiking al Roraima tiene una vibra inexplicable que te deja sin aliento.

Es el viaje que cambió mi vida

El 5 de enero de 2014 fue exactamente el día en que no solo emprendí por primera vez este viaje que me cambió la vida, sino que me llevaría a pensar que el turismo era mi camino.

Fue precisamente en el Roraima que me dí cuenta que debía ser un multiplicador de todo lo que sentí estando allí.

Es más, como una de esas ironías de la vida, tenía planeado irme del país en febrero del 2014 pero antes algo en mí decía que debía hacer este viaje al Roraima.

Y eso fue todo. Bastaron 7 días y 6 noches.

Al volver, me di cuenta de que mi vida era sencillamente otra.

Y aunque no renuncié a los planes de irme del país en ese momento, me quedé con ese trago amargo parecido a terminar una relación estando enamorado (así como quizás le debe pasar al 90% de las personas que buscan un mejor futuro en el extranjero).

Haber logrado la cima es un recordatorio de que los sueños son posibles

Recuerdo que inicié mi vida en Miami con dos semanas editando el vídeo de ese primer viaje.

Y aunque viéndolo en retrospectiva digo “soy un desastre editando” creo que significó un cambio en mi manera de ver las cosas, de ver el mundo, de apreciar hasta lo más mínimo de cada día.

Es más, solo si prometes no burlarte, puedo darte el link de ese primer video.

Pero antes tienes que prometerlo, y para comprobarlo, haz click aquí para entrar en mi perfil de Instagram @EmmaTrip y dejarme en un comentario que diga “prometido” , no importa en cuál foto. 

Yo espero.

...

¿Lo hiciste?

Ok.

Ahora ya tienes permiso de ver el vídeo:

Si se sumaran las vistas desde el mismo usuario podría apostar que el vídeo tendría como mínimo 5320 vistas en vez de las 879 que tiene mientras escribo este artículo.

Y es porque en mi estadía fuera de Venezuela usaba ese vídeo como un recordatorio.

Un recordatorio de que los sueños existen. De que hay que perseguirlos. De que la mejor manera de tener las cosas es buscándolas y no quedándote atado de manos.

Darle play a ese vídeo me hacía recordar que a pesar de que las cosas parecen ponerse cuesta arriba, siempre, siempre, hay una solución.

Darle play me hacía recordar que siempre hay una oportunidad de crecer en cada bache por el que tienes que pasar. En cada “montaña” que tienes que subir y en cada “cima” que tienes que conquistar.

Y así fue cómo pasaron dos años en los que estuve trabajando en Estados Unidos.

Esos dos años fueron relativamente cómodos, no voy a mentir.

Tuve suerte de poder quedarme en una casa familiar y no tener que pagar renta (en donde se va la mayor parte del dinero de todos los inmigrantes), de tener desde trabajos bien remunerados hasta mi primera empresa, un Food Truck de comida venezolana al que no le iba nada mal.

Sin embargo, una voz dentro de mí me decía “esto no es lo mío, esto no es para mí” - como estoy seguro tú lo has sentido no una sino en varias ocasiones de tu vida.

Y era ahí cuando iba, veía de nuevo mi video al Roraima y me consolaba.

Pero en realidad, era más que un recordatorio

Un año después de haber iniciado esta etapa de mi vida fuera de Venezuela, fue que me dí cuenta que ese video que tanto veía no era solo un recordatorio de lo increíble del Roraima, era una señal de que mi destino estaba relacionado al turismo.

Específicamente al turismo de aventura, donde la relación con cada uno de los lugares que recomiendo es estrechamente personal y emocional.

El Roraima, o “la madre de todas las aguas”, me enseñó a no quejarme tanto.

El Roraima me enseñó a pensar en lo que la vida nos regaló y lo poco que aprovechamos todas nuestras habilidades, cualidades y herramientas disponibles para solucionar los problemas.

Me enseñó que todos somos iguales, no importa tu status social o económico, todos tenemos que caminar la misma cantidad de kilómetros para llegar a la cima del tepuy y luego de vuelta y solo los que perseveran la alcanzan.

Me enseñó a perseguir mis sueños y a que no importa lo difícil del camino, no importa lo lejos que se vea la meta, no importa lo inclinado de la subida hasta llegar allí… si perseveras lo suficiente, lo vas a lograr.

Fue allí, en el Roraima, donde nació Soco Adventures.

Fue ahí, en la cima donde me dije a mí mismo “tengo una idea, necesito un socio para desarrollarla y perseguir mi sueño de llevar a las personas a visitar los paisajes más paradisíacos del mundo con la mayor cantidad de servicios y comodidades posibles.”

Y fue el Roraima, con su magia, el que me hizo regresar de una vida que no me gustaba en Estados Unidos a mi Venezuela, a trabajar cada día porque tantas personas como sea posible se enamoren de la aventura como yo lo estoy.

¿Por qué te cuento todo esto?

Porque quiero hacerte una invitación:

Visita el Roraima

Si quieres celebrar.

Si te sientes decepcionado y quieres drenar.

Si no tienes rumbo en la vida y quieres encontrarlo.

O sencillamente si no tienes nada más entretenido que hacer…

Viaja al Roraima.

No importa con la empresa de turismo que viajes. No importa con el guía que lo hagas. No importa si decides irte por tu cuenta hasta la Gran Sabana y decirle a un indígena “quiero subir al Roraima” y ver qué pasa.

Eso es lo de menos.

Hay muchas ofertas de servicio y te apuesto a que alguna de ellas se adapta a ti (estoy seguro que hasta gratis hay formas de viajar al Roraima).

Lo que sí importa es que conquistes el Roraima como yo lo hice.

Que compruebes por ti mismo que es el mejor destino de Venezuela del mundo.

Que sientas lo que te hace sentir el tepuy. Lo que sientes al tocar su pared.

Que sientas electricidad debajo de tus pies en cada paso en la cima.

Que le des al Roraima la oportunidad de cambiar tu vida como cambió la mía.

Emmanuel Vieira

P.D. 1: Si te estás preguntando cómo puedes llegar al Roraima, qué tienes que llevar, en qué época del año viajar, cómo es la ruta, o cualquier otra cosa sobre el Roraima, entra en el artículo de mi socio “39 cosas que tienes que saber si estás pensando en viajar al Roraima”. Haz click aquí para leerlo.

P.D. 2: Si compartes este artículo prometo que pronto escribiré otro sobre mis demás viajes al Mundo Perdido de Roraima.

Emmanuel Vieira

Emmanuel Vieira es uno de los fundadores de Soco Adventures. Sueña con conocer todos los países del mundo (actualmente lleva 31). Cuando no está viajando o tomando fotos, le encanta hablar personalmente con cada uno de nuestros clientes y diseñar expediciones y tours nuevos en destinos alucinantes que excedan hasta las expectativas más alocadas. Lo único que ama más que viajar, es a Venezuela.

>